NOVA Show
Exclusivo de NOVA

Cristina Morejon Paz, una bomba colombiana: "Ser modelo es la representación del alma, de la esencia de la mujer"

Diana Cristina Morejon Paz tiene 25 años, y es de la ciudad de Pasto Nariño, Colombia.
Esta joven, que prefiere que se dirijan a ella como Cristina, dialogó con NOVA y nos contó sobre su carrera, sus su modo de ver la vida y sus sueños a cumplir.
Cristina afrontó el desafío de lanzarse al mundo del modelaje sin el apoyo de su familia, y pese a esto, logró salir adelante.
“Empecé a hacer fotos de manera profesional y así me han ido conociendo y obteniendo seguidores", recordó.
“Para mi ser modelo es la representación del alma, de la esencia de la mujer. A pesar de que una modelo muestre su cuerpo, deber ser apreciada y valorada tal y como es", sostiene.
Le gusta mucho realizar desnudos artísticos: “Me hace sentir liberada y posesionada de mi ser para aceptarme tal cual soy y amarme más en profundidad, en cuerpo, alma y espíritu".
"Estoy escribiendo un libro llamado Un viaje silencioso a la vida”, contó.
“Lo que más me gusta de mi cuerpo son mi abdomen y mis piernas. Amo mi altura, es una ventaja amplia en la carrera de modelaje”, sostiene.

Diana Cristina Morejon Paz tiene 25 años, es de la ciudad de Pasto Nariño, Colombia, y se desempeña como modelo, actriz y terapeuta ancestral. Esta joven, que prefiere que se dirijan a ella como Cristina, dialogó con NOVA y nos contó sobre su carrera, sus su modo de ver la vida y sus sueños a cumplir.

“Mis inicios en el mundo del modelaje fueron atreves de una academia, pero percibía que no me agradaba tanto la institución formal por motivos que me reservo y tome la iniciativa de convertirme en modelo independiente”, recordó.

Cristina afrontó el desafío de lanzarse al mundo del modelaje sin el apoyo de su familia, y pese a esto, logró salir adelante: “Empecé a hacer fotos de manera profesional y así me han ido conociendo y obteniendo seguidores. Poco a poco me fueron contratando en diferentes planos, como videos musicales, desnudos artísticos, como modelo de lencería, como imagen corporativa de Alma Andina, también para Body paints, cortometrajes, y más”, afirmó.

“Para mi ser modelo es la representación del alma, de la esencia de la mujer. A pesar de que una modelo muestre su cuerpo, deber ser apreciada y valorada tal y como es: mirarla siempre con respeto y admiración no solo por su belleza física sino también por su belleza interior”, explicó.

Para Cristina, lo que más le atrapa de la profesión es poder mostrarle al mundo la expresión de lo que es la mujer, más allá de los estereotipos y parámetros que rigen en los stándares de belleza. “Todas las mujeres y personas somos iguales, sean modelos o no. Somos hermosas, y en particular me encanta actuar y salir en una foto, me hace sentir única y especial”, remarcó.

Por otro lado, resaltó que las experiencias que más ha disfrutado dentro de su carrera son los videos musicales y cortometrajes. En particular, resalta uno en el que está trabajando actualmente y busca dar un mensaje sobre la violencia hacia las mujeres: “La mujer no debe ser víctima de ningún tipo de violencia, ni moral, ni física, ni maltrato psicológico”, sostuvo, y agregó: “Me encanta actuar, me libero del mundo en todo tipo de escenas que hago”.

También agregó que le gusta mucho realizar desnudos artísticos: “Me hace sentir liberada y posesionada de mi ser para aceptarme tal cual soy y amarme más en profundidad, en cuerpo, alma y espíritu”.

Un reflejo de la vida personal

Cristina es una mujer espiritual a la cual por fuera de su trabajo, le gusta conectar consigo misma por medio de la meditación, así como también escribir, por lo que nos adelantó: “Estoy escribiendo un libro llamado Un viaje silencioso a la vida”. Además nos contó: “Me encantan la naturaleza y los animales, amo la astrología, y realizo mucho levitación”.

Se define a sí misma como una persona humilde, sincera y amorosa. “No me importa la fama si no hay un corazón noble”, destaca y demuestra una gran altura al remarcar: “he amado a mi familia a pesar de no contar con ellos en mi carrera”. Según nos contó, ama a Dios por sobre todas las cosas.

Por otro lado, Cristina sabe que a veces puede ser impulsiva, un poco malgeniada y que de vez en cuando se ahoga en un vaso de agua. Tiende a poner a los demás por encima de sí misma, lo que puede ser problemático: “Doy mucho a las demás personas, he tenido grabes problemas con eso”, admite.

“Lo que más me gusta de mi cuerpo son mi abdomen y mis piernas. Amo mi altura, es una ventaja amplia en la carrera de modelaje”, sostiene, cuando le consultamos sobre su apreciación personal. Y comenta: “Me atrae de las demás personas el valor de la humildad, a pesar de que si hay mucha fama no ser arrogante y siempre pensar que todas las personas somos iguales sin diferenciar entre ricas o pobres. Necesitamos vivir en igualdad y equidad”.

Alma solidaria

Mucho de lo que Cristina hace y piensa tiene que ver con la solidaridad y la protección de las personas que necesitan una ayuda. Sin ir más lejos, una de las cosas que cuenta que le gustaría lograr es crear una fundación para los ancianos desamparados, aunque también le gustaría tener un consultorio de astrología. Mientras que dentro del mundo del modelaje, afirma: “Me encantaría tener una marca personal de mis propios diseños de ropa, para que niñas o niños a los que les guste el modelaje y no cuenten con un apoyo, puedan contar conmigo; de una u otra manera ayudarlos porque los sueños sí se hacen realidad con esfuerzo y esmero”.

En su vida personal, cuenta que ha tenido a una persona especial que la ha guiado e inspirado. “Se llama Francisco. Él me ha enseñado a amar la naturaleza, a Dios en particular, y a mí misma. Me siento afortunada de tenerlo en mi camino”.

Con respecto a sus perspectivas a futuro, Cristina sostiene que lo que más busca alcanzar es tener su propia vivienda, vivir en armonía y en paz. “Sueño con un apartamento amplio lleno de luz de vida”, remarca y también: “tener un carrito dentro de unos cinco años”.

“Mis sueños son viajar, conocer personas verdaderas y maravillosas, conocer Jerusalén o Egipto”, dice, y agrega: “Me gustaría grabar mi propia película sobre mi libro, es mi expectativa a largo plazo”.

Por último, a modo de despedida afirma: “Los sueños se cumplen, con apoyo o sin él. Podemos apoyarnos en Dios y él nos dará la sabiduría para poder llegar a cumplir cada sueño y cada meta, con fé en nosotros mismos podremos llegar hasta donde nosotros queramos”.

Lectores: 266

Envianos tu comentario