Nacionales

Un izquierdista acorralado entre dos derechas: el conflicto entre Israel y Palestina pone a Boric en una posición frágil

El presidente, Gabriel Boric.

El presidente Gabriel Boric se encuentra tironeado por la derecha pro israelí y la derecha pro palestina. Mientras las divisiones internas del sector aumentan, el Presidente debe resolver si mantiene o no en el país al embajador de Chile en Israel. Sea cual sea la decisión que tome, le traerá costos políticos.

Jorge Carvajal, el embajador de Chile en Israel, fue llamado a consulta a Santiago por el Presidente Gabriel Boric como una señal ante las “inaceptables violaciones al derecho internacional” de parte de Israel, en medio del conflicto entre este país y el grupo extremista Hamás.

No haber resuelto inmediatamente su retorno a Israel fue interpretado como un endurecimiento de la política exterior chilena frente al conflicto. Este hecho motivó diferentes reacciones entre los actores de la derecha que, por un lado, han valorado la decisión del Mandatario, mientras que, por otro, lo han criticado duramente. Así, el Jefe de Estado se encuentra en medio del fuego cruzado de la derecha, que está dividida frente a la guerra de Israel contra Hamás, y que está dejando innumerables víctimas de lado y lado y una crisis humanitaria de proporciones en la Franja de Gaza.

La reunión del canciller Alberto Van Klaveren con el embajador chileno Jorge Carvajal estuvo precedida por la polémica de una invitación cursada por la embajada israelí en Chile a diversos líderes de opinión, para ver en el cine videos “crudos” del ataque de Hamás a Israel.

El canciller, luego de reunirse con el embajador Jorge Carvajal; con el secretario general de Política Exterior, Rodrigo Olsen; y con el director para Medio Oriente de la Cancillería, Juan Pino, a fin de analizar –además– el drama humanitario que se vive en Gaza, la situación en Cisjordania, así como la situación de los chilenos residentes en Israel y de los rehenes de Hamás, declaró que “el embajador va a seguir informando aquí en Santiago, de acuerdo a las instrucciones que nosotros hemos entregado y, por cierto, las instrucciones del Presidente de la República”.

Antes del anuncio, el senador UDI Iván Moreira ya había hecho solicitudes al Presidente para “evaluar rigurosamente, analizando los efectos internacionales, con su canciller, con el embajador Carvajal en Israel, si lo mantienen en Chile o en definitiva declarar persona non grata al embajador de Israel en Chile por incitar al odio”.

Moreira agregó que “si continúa este genocidio de niños y civiles, la opción es romper relaciones con Israel aunque se puedan molestar algunos mandos de las Fuerzas Armadas y otros”.

Aunque en este conflicto Moreira ha dicho que respaldará la decisión presidencial. “Yo lo apoyo junto a 400 mil familias palestinas en Chile. Es su decisión, Presidente”, señaló el senador.

¿Fin de una amistad?

Aún no existe claridad respecto a cuánto tiempo se quedará el embajador Jorge Carvajal en la capital, pero el comentario del senador UDI generó reacciones entre quienes, hasta esas declaraciones, se consideraban sus amigos.

Tal fue el caso del abogado y académico de Derecho Penal de la Universidad de Chile Gabriel Zaliasnik, quien escribió: “Iván, lamentablemente eres tú con estos tuits y mensajes quien incita al odio y te sumas a quienes pretenden importar el conflicto a Chile. Duele haber sido tu abogado y haber sido tu amigo. Duele constatar el veneno que alguien te inoculó. Duele no haberme dado cuenta”.

El vínculo entre ambos incluso es más estrecho, puesto que Zaliasnik representó al senador Moreira cuando este estaba envuelto en el caso Penta, uno de los casos de fraude al fisco más escandalosos de que se tenga memoria. El abogado Zaliasnik fue presidente de la Comunidad Judía de Chile.

El senador Moreira respondió “@gzaliasnik acuso recibo”, para luego agregar: “Mensaje recibido y comprendido”. Sin embargo, no se amilanó en seguir criticando al embajador israelí Gil Artzyeli: “Quien trajo la guerra a Chile fue tu embajador. Hace 30 años que he defendido la causa palestina. Condené y sigo condenando a terroristas de Hamás. No me amenacen!!! Y para ti no existe genocidio de 10 mil palestinos”.

Sobre la amistad entre ambos, el senador gremialista dijo: “Las amistades cuando se terminan se hacen de frente y no por Twitter. Tengo una profunda gratitud a ti, pero eso no significa que tenga que callar mis convicciones. Que Dios te bendiga y a tus familiares en Israel”, cerró.

Declaraciones cruzadas en la derecha

Las declaraciones del senador Moreira se replicaron por parte de otros actores de la derecha, que han criticado duramente al Presidente por otras materias, pero que ahora lo respaldan e, incluso, valoran su liderazgo en el contexto internacional.

El expresidente de RN, el senador Francisco Chahuán, declaró que le parece “del todo pertinente la decisión del presidente Gabriel Boric de dejar en nuestro país de manera indefinida al embajador de Chile en Israel. El Gobierno israelí ha adoptado medidas de castigo colectivas que infringen el derecho internacional humanitario y la Cuarta Convención de Ginebra. Se ha asesinado a 10 mil palestinos en Gaza, la mitad de los cuales corresponde a mujeres y niños”.

Y añadió: “Tal como condenamos en su momento la acción violenta de Hamás y la toma de rehenes y pedimos su liberación, ahora condenamos de manera explícita la acción del Gobierno de Israel, que infringe el derecho internacional humanitario, provoca ilícitos que pueden ser perseguidos incluso por la Corte Penal Internacional”.

Rodrigo Delgado (UDI), exministro del Interior del segundo Gobierno de Sebastián Piñera, es nieto de un inmigrante palestino –su abuelo llegó a los 14 años a Chile–. El lunes, en la Embajada de Palestina, Delgado criticó a la Embajada de Israel por la invitación que realizó a ver en cine los ataques de Hamás. Para el exministro, esa iniciativa pretende “demonizar al pueblo palestino para, de alguna u otra manera, poder seguir adelante con su genocidio que está ocurriendo en Gaza”.

Sobre el llamado a consulta del Presidente al embajador Carvajal, Delgado aseguró que es una estrategia “perfectamente plausible cuando un Gobierno tiene dudas de cómo el gobierno israelí apela a la legítima defensa pero comete crímenes de guerra, y abusos y ataques que están matando a tantas personas”.

Delgado, incluso, proyectó un futuro más allá. “Creo que no solamente cabe la pregunta sobre la consulta al embajador”, sino que también “por qué no retirar, el día de mañana, al embajador de Chile en Israel”, señaló.

“Me parece que el Presidente ha dado un ejemplo a nivel mundial”, afirmó otro personaje político con ascendencia palestina, Fuad Chahin. Además, afirmó que “lo que ha hecho es poner, por sobre los intereses y las presiones internacionales, los principios, la defensa del derecho internacional humanitario”. Chahin también valoró el gesto del Mandatario en cuanto a “no hacer solo declaraciones sino hacer gestos concretos que de alguna manera demuestran la preocupación del Gobierno por lo que está ocurriendo en la Franja de Gaza, que es un genocidio”.

La otra derecha

En el Congreso, la decisión del Presidente de dejar en territorio nacional al embajador chileno en Israel generó críticas por parte de otros actores de la derecha.

El diputado republicano Luis Sánchez sostuvo, tras conocer que Carvajal se quedaría en el país, que “nos parece muy complejo, muy poco serio. Hay cerca de 10 mil chilenos que residen actualmente en Israel”. El parlamentario agregó que, si bien muchos han logrado volver a través de vuelos humanitarios, “hay muchos que han decidido libremente quedarse ahí y ellos tienen derecho, y el Estado tiene el deber de que exista atención diplomática”.

Flanqueando a Sánchez estaba la ex RN y hoy independiente Catalina del Real. La diputada apuntó que el Presidente “se ha dedicado a importar un conflicto y a dar su opinión personal”, aseguró.

Del Real incluso emplazó al Jefe de Estado: “Presidente, entienda, usted gobierna para todos los chilenos y debe ser un estadista, por lo tanto, llamar al embajador y dejarlo acá es una mala señal, está absolutamente errada, deja desprotegidos a todos los chilenos que viven en Israel”.

Desde el Gobierno aún no se ha revelado una decisión definitiva respecto a si el embajador Carvajal se quedará en Chile o, bien, retornará a Israel. Lo que sí es claro, sostienen fuentes cercanas a La Moneda, es que cualquier decisión que tome el Presidente le traerá costos políticos y tironeos de una derecha dividida por este conflicto.

Cabe destacar que existe experiencia previa. En 2014, el embajador chileno en Israel en ese momento, Jorge Montero, también fue llamado a consulta por parte de la entonces presidente Michelle Bachelet y permaneció tres meses en el país antes de volver a sus funciones en Medio Oriente.

Lectores: 165

Envianos tu comentario